Buscando III

27 03 2006
En un pueblo lejano, el rey convocó a todos los jóvenes a una audiencia privada con él, en dónde les daría un importante mensaje. Muchos jóvenes asistieron y el rey les dijo:

-Os voy a dar una semilla diferente a cada uno de vosotros, al cabo de seis meses deberán traerme en una maceta la planta que haya crecido, y la planta más bella ganará la mano de mi hija, y por ende el reino.

Así se hizo, pero había un joven que plantó su semilla y ésta no germinaba; mientras tanto, todos los demás jóvenes del reino no paraban de hablar y mostrar las hermosas plantas y flores que habían sembrado en sus macetas. Pasaron los seis meses y todos los jóvenes desfilaban hacia el castillo con hermosísimas y exóticas plantas.

El joven estaba demasiado triste pues su semilla nunca germinó, ni siquiera quería ir al palacio, pero su madre insistía en que debía ir pues era un participante y debía estar allí.

Con la cabeza baja y muy avergonzado, desfiló el último hacia el palacio, con su maceta vacía. Todos los jóvenes hablaban de sus plantas, y al ver a nuestro amigo soltaron en risa y burla; en ese momento el alboroto fue interrumpido por el ingreso del Rey y todos hicieron sus reverencias mientras el rey se paseaba entre todas las macetas admirando las plantas. Finalizada la inspección hizo llamar a su hija, y llamó de entre todos al joven que llevó su maceta vacía; atónitos, todos esperaban la explicación de aquella acción. El rey dijo entonces:

-Este es el nuevo heredero del trono y se casará con mi hija, pues a todos ustedes se les dio una semilla infértil, y todos trataron de engañarme plantando otras plantas; pero este joven tuvo el valor de presentarse y mostrar su maceta vacía, siendo sincero, real y valiente, cualidades que un futuro rey debe tener y que mi hija merece.

 
la sinceridad, la verdad…deberían ser pilares de nuestras vidas…pero a veces…por extrañas razones…por extraños pensamientos…por miedo…por cobardía…por dolor…por amor… lo olvidamos y la cagamos…
Anuncios

Acciones

Information

3 responses

28 03 2006
Miren

La sinceridad es un arma de doble filo,es necesario cultivarla y saber cuidarla para vivir de verdad.Pero somos humanos y errar es algo característico de nuestra raza aunque esto no nos exime de la culpa.Pero…hay que ser sincero siempre y en todas las ocasiones???La respuesta la tiene cada uno en su interior,con sus razones y motivos y es en esas razones y en su peso, me baso para ser más o menos sincero,más o menos auténtico ??? Es difícil no fallar cuando menos queremos hacerlo,porque es cuando más miedo tenemos de hacerlo.No dejemos que los pilares de nuestra vida se los lleve el viento,tengámoslos presente, ya que nosotros los elegimos. Zugandik gertu mm

28 03 2006
Unknown

La sinceridad es un don escaso en estos dias, la sinceridad siempre es buena, la mentira solo lleva al dolor, y una mentira puede hacer muxo daño. Siempre es mejor una verdad dolorosa que una mentira piadosa.

30 03 2006
Fernan

me encantan tus histoiras,¿te lo habia dicho antes? pues eso  me encantan tienes dotes  de cuentatuentos, algo especial desde luego.
Me gusta este de la sinceridad,, esta bien que esos sean lso pilares de nuestra vida,,pero ya no solo la sincedidad para con los demas,, sino la mas dificil aun, la sinceridad con nosotros mismos,, esa si que es dificil, nos empeñamos en no ser sinceros ni aceptarnos como somos y de ahy parte la mayoria de nuestro males.. creoo upss. un besitoo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: